todoMUSICALES


I CANíT SING! o la parodia de Simon Cowell elevada al Factor X

27/03/2014, Autor: Jon Peters

I CANíT SING! o la parodia de Simon Cowell elevada al Factor XHola amig@s!

¡No os sorprendáis! Sí, escribo dos artículos en la misma semana! Pero es que ayer se estrenó I CAN’T SING! –la parodia del televisivo concurso ‘The X Factor’– en el West End y no me he podido resistir a compartir con vosotros lo que dicen los críticos sobre esta “panto” a gran escala, como algunos la han denominado.

Ayer el London Palladium se vistió de gala para acoger el estreno del que yo diría que es el musical británico paródico más ambicioso de la historia. La platea estaba llena de actores y rostros populares. Entre ellos, por supuesto, el mismo Simon Cowell, el popular miembro del jurado de ‘The X Factor’ y co-productor de este espectáculo quien, cada vez que asiste a una función en el Palladium, revoluciona al público, que se avalancha a su alrededor intentando hacerle fotografías y aclamando su nombre… Es curioso ver como la gente se vuelve loca al verle... La fama!

La fama y el éxito son totalmente efímeros, así lo demuestra el hecho de que uno de los acomodadores del Palladium en este musical estaba la temporada pasada sobre el escenario bailando al ritmo de A CHORUS LINE… Acomodadores, vendedores de hamburguesas, secretarias... Aaah! La efímera vida del West End… Un día estás recibiendo el foco principal sobre el escenario y al siguiente estás en platea acomodando al espectador con la linterna en la mano…

Por eso, y por muchas cosas más, es muy importante ser humilde, respetar a los compañeros, valorar el momento y saber tomar decisiones. Los actores y actrices se enfrentan a un reto muy importante cuando tienen que tomar una decisión. Me parece algo sumamente complicado, aunque desde fuera lo ves todo mucho más fácil. De hecho, desde fuera todo es mucho más fácil.

Por otro lado, es curioso ver cómo los actores y actrices se contradicen con el tiempo. Una amiga afirmaba sin dudarlo que nunca cantaría para Scott Alan, porque eso de confesar a los cuatro vientos que uno es homosexual y cantar sobre ello ya no se lleva… Y a los dos años estaba participando en un concierto del compositor… Otra me decía que ella no soportaba estar mucho tiempo en una misma producción, y menos de gira, que sólo lo haría si podría tener permiso para protagonizar otra cosa mucho más pequeña que estaban haciendo para ella… A los pocos meses ves como aún sigue de gira y cómo aquella cosa más pequeña la acaba haciendo la actriz a la que le tenía más manía… Pero bueno… Qué aburrido sería todo sin las contradicciones, no creéis?

Aaah las decisiones!! Cada pequeña decisión te lleva a un lugar… y es en el que estás ahora mismo. Estamos donde queremos estar, o donde decidimos estar. Nuestros actos, nuestras decisiones, nuestras acciones, nos determinan completamente, tanto para bien, como para mal. Evidentemente, están los agentes externos que no podemos controlar, pero lo único que hay que hacer es aceptarlos de la mejor manera posible y seguir viajando a por nuestra meta. Nos pueden engañar y utilizar, pero si lo sabemos, dejamos de dar ese poder a las otras personas y lo tenemos nosotros, sabiendo que en la próxima ocasión la decisión será nuestra.

Bien… finalicemos la filosofía por hoy, no?

Ah! Y sntes de pasar a las críticas permitidme felicitar públicamente a Lucy May Baker por denunciar públicamente al productor Neil Eckersley por impagos. Lo hizo a través de un tweet en el que decía: “Si alguien ve o habla con Neil, le podríais decir que me pague el dinero que me debe? Estoy CANSADA de que no paguen a los actores.” Rápidamente Matt Hemley de The Stage le pidió que le enviara un mail con todos los detalles, supongo que para publicar un artículo al respecto… Pero aún no se ha publicado nada…No es la primera vez que me comentan que este chico tiene deudas con los actores, básicamente porque no recupera el dinero suficiente para pagarles. Pero si tú produces algo, lo haces con todas las consecuencias y pagar a todos los que trabajan en ello es la primera obligación, vaya como vaya la taquilla. Producir es asumir riesgos!

Me centro ya… a la de 3, 2, 1… I CAN’T SING! Detalles del espectáculo en este enlace: http://www.todomusicales.com/content/content/5013/se-estrena-oficiamente-i-cant-sing-en-el-london-palladium/

Comenzaremos por todo lo alto. Con la crítica de cinco estrellas que escribe Simon Edge para el Sunday Express. Comienza siendo totalmente honesto al decir que en un principio no encajó bien la idea de que Simon Cowell invirtiera en un musical sobre ‘The X Factor’: “Dos musicales sobre audiciones del mundo del espectáculo se habían estrenado el pasado año: VIVA FOREVER y A CHORUS LINE. ¿Necesitamos un tercero, y especialmente uno que haga más rico aún a Cowell?” El mismo se responde a sus preguntas: “La respuesta, para mi sorpresa y delicia es sí, sí y sí nuevamente.” Está convencido, eso está más que claro.

Dice que el musical es “inteligente, divertido y sorprendente”; añadiendo que “está claro que Cowell ha decidido que ésta es una pieza ganadora y que es mejor estar a bordo de ella que ser dejado atrás”. Evidentemente, Cowell es un tipo listo… muy listo!

Simon Edge explica que los personajes son caricaturas llevadas al límite, y que el mismo Cowell es retratado “como un viril dios del amor, con avisos de que las mujeres se pueden quedar embarazadas tan sólo mirándolo”; y ensalza a Nigel Harman, el actor que lo interpreta. También destaca el trabajo de Cynthia Erivo, de la que dice que “ha nacido una estrella”. Bien, hace años que nació, y pudimos disfrutar mucho más de su talento en SISTER ACT o en THE COLOR PURPLE. Dice también que Erivo cuenta a su lado con un gran apoyo, Simon Lipkin “quien maniobra un perro-marioneta llamada Barlow, al estlilo de AVENUE Q”. Sí, es total! Simon Lipkin, que ya interpretaba a Trekkie en AVENUE Q, no lo ha tenido demasiado difícil para hacerse suyo este papel, mezcla entre Trekkie y Lonny (personaje que él mismo originó en ROCK OF AGES).

Dice Simon Edge que lo mejor de las “exuberantes” canciones de Steve Brown son los temas “Falling in Love With Myself”, que “celebra la vanidad”; y “Wish It Happens”, en el que “un dúo llamado Altaboyz interpreta pasos de Riverdance respaldados por niños leprechaun”, del que dice que es “una bendición”.

Y concluye, sin ningún tipo de complejo, diciendo algo tan fuerte como que “es de lejos el mejor gran musical estrenado en el West End de los últimos meses”. Pero… ¿¿de cuántos meses hablamos Simon??  3? (ningún gran estreno); 6? (STEPHEN WARD y FROM HERE TO ETERNITY y no son muy “grandes” a nivel de presupuesto); o 12? (incluimos THE BOOK OF MORMON y ONCE)… Tú dirás!

Pasemos al otro extremo, a la crítica de tres estrellas (de 5) que escribe Michael Billington para The Guardian, que subtitula así: “Aunque tiene flashes de inteligencia, no se sabe si quiere excoriar ‘The X Factor’ o celebrar su éxito televisivo”. Y comienza directo! “Parece que hemos entrado en una nueva era en la que abrazamos la sátira”, citando THE BOOK OF MORMON. Y continúa diciendo que “este nuevo musical intenta desinflar el ego de Simon Cowell y ‘The X Factor’, y este es uno de sus problemas: no se sabe si es una parodia o una celebración”. Bien Michael, yo creo que puede ser ambas cosas, no?

Michael continúa describiendo el argumento del espectáculo, diciendo que recuerda a VIVA FOREVER. Sí, nos gustan las comparaciones! Y afirmando: “Pero al menos éste tiene a su favor un guión de Hill y letras de Steve Brown que se ríen de la ética de los talent-shows y del narcisismo del mundo del espectáculo”… Gol para I CAN’T SING pues!

Añade que Brown escribe “canciones decentes en variedad de estilos, aunque el número principal es el único que resuena”. Pues muy decentes no deben ser entonces! Esto que dices no lo acabo de ver claro, amigo Michael. Bueno, sería básicamente que prefieres estas canciones a las de las Spice Girls, no? Bien.

Dice también Michael que se gasta “gran cantidad de tiempo, talento, energía y dinero –6 millones de libras– en explicarnos que los talent-shows están dominados por políticas internas y por vanidad, y sospecho que la mayoría de nosotros ya lo sabíamos”. Pues sí amigo! Es todo pura ma(fia)nipulación! Y concluye diciendo que hay “una o dos actuaciones brillantes”. Ya te aclararás amigo, o una o dos! Y destaca a Cynthia Erivo y Nigel Harman. Pues serán dos. Además de un “apoyo decente” por parte de Simon Lipkin y Simon Bailey. Os habéis dado cuenta que el artículo de hoy está lleno de “Simons”?? El productor Simon Cowell, el crítico Simon Edge, los dos actores que acabo de nombrar… Simon y Garfunkel… (éste lo añado yo porque me apetece!)

Y subimos un escalón con la crítica de cuatro estrellas que escribe Paul Taylor para The Independent. Paul comienza también con honestidad diciendo que la cancelación de varias funciones previas y los retrasos en el inicio del segundo acto por los problemas técnicos “no inspiraban confianza”, así que “con sorpresa debo confesar que he disfrutado bastante esta parodia musical”. Está claro, tanto Paul como Simon Edge esperaban lo peor de este I CAN’T SING, y se han encontrado conque no estaba tan mal como pintaba! Bien para ellos!

Y, tras describir varias escenas cómicas del espectáculo –que mejor no avanzar–, y destacar el trabajo de Harman y Erivo; concluye también contundentemente diciendo: “en resumen, es un inesperado SÍ para mí”, parafraseando el SÍ que Simon Cowell da como jurado a los participantes de ‘The X Factor’.

Pasemos a las dos críticas de mi amigo Mark Shenton, Sí! El único crítico que escribe críticas para dos medios que se publican el mismo día y son casi idénticas. Tres estrellas da Shenton a I CAN’T SING. Sólo leer sus tweets de ayer por la noche ya vi que no le había gustado demasiado esta parodia: “Mezcla entre JERRY SPRINGER y THE BOOK OF MORMON, pero no tan bueno como éstos”, “tiene coraje, convicciones, pero parece una pantomima de gran presupuesto”. Que sutil manera de decir que se vende por la envoltura… Me encanta la sutileza de Shenton! Otro tweet: “Al menos su partitura es original, no un jukebox reciclado de pasados éxitos de X Factor”. Este lo traduzco yo como “no me ha gustado, pero como mínimo se lo han currado componiendo música”… Síiii… Shenton y sus tweets!! Amor incondicional!

Bueno, pues leídos sus tweets, leídas sus críticas… pero intentemos profundizar un poco más en ellas, publicadas en The Stage y en londontheatre.co.uk. Comienza diciendo que Simon Cowell es el centro del que “podría ser el mayor proyecto teatral vanidoso de la historia”. Y continúa lanzando una pregunta de las que a mí me gustan, de esas de la página de apuestas musicales: “Querrán los devotos de Cowell gastarse £87.5 en una entrada para pasar la noche en la compañía de las caricaturas de Louis Walsh, Cheryl Cole y Dermot O’Leary?” Aaah, amigo Shenton... como decía Webber el otro día, quien tenga la clave secreta del éxito que levante la mano! Chi lo sa?
Después de tres párrafos apunta que “lo primero a decir” (Shenton es como yo! Nos pierden las introducciones!) “es que al menos I CAN’T SING es original, no un jukebox musical”; y explica que la música la ha compuesto Steve Brown, cuyo último musical en el West End fue SPEND, SPEND, SPEND. Gracias por mostrarnos tu sabiduría siempre Mark!

Y tres explicar la trama –el primer acto explica la historia de los concursantes y el segundo es el concurso en sí–, dice que “quizás las maquinaciones de ‘The X Factor’ están más allá de la parodia, especialmente porque están muy manipuladas por la prensa para maximizar la publicidad; pero el guion de Hill y las caracterizaciones son muy simples”. Y Shenton continúa dejando la sutileza aparte y tirándose al vacío diciendo que “la distracción y animaciones visuales no son suficientes para disfrazar el hueco vacío que hay en el centro del espectáculo y la fatal falta de conflicto dramático, riesgo o humor”. Vayaaaa! Qué voraz Mark! Y continúa lanzándose sin red arriesgándose, en mi línea de apuestas, diciendo: “Dudo que I CAN’T SING emule el éxito de los anteriores y queridos musicales que se vieron en el London Palladium, THE SOUND OF MUSIC y THE WIZARD OF OZ.”. Va amigo, me lanzo a la piscina yo también.. y va por ti! Yo también lo dudo mucho! Sin que sirva de precendente, estoy bastante de acuerdo con lo que dices…

Aunque realmente, leyendo la crítica de Shenton y las de Paul Taylor y Simon Edge dices… “¿Habéis visto el mismo espectáculo? ¿o es que hay dos parecidos en teatros diferentes?” Porque claro, son totalmente opuestas! Bien, yo os explico dónde puede residir esta diferencia. Creo que está en lo mucho o poco que te guste el humor absurdo. A mí y a Shenton parece que nos gusta poco, pero a Paul y a Simon, y a mucha parte del público de cada función, les gusta… y mucho! Y aquí está la clave de este musical…

Si en los musicales románticos el hecho de que el crítico sea o no un romanticón afecta a su artículo, es evidente que en los musicales paródicos el hecho de que tengas un sentido del humor u otro te afectará… ¿Cómo lo veis? Como siempre, os recuerdo que podéis comentar, sugerir, preguntar y/o criticar abajo!

Nos vemos pronto amig@s!! Sonreid, sed felices y que no falte el sentido del humor!

Un abrazo,

JP xxx

I CANíT SING! o la parodia de Simon Cowell elevada al Factor X